Aire acondicionado y COVID-19: Cómo mitigar el proceso de propagación

Carrier | OCTUBRE 2020
Artículos Instalaciones Climatización covid-19 Aire acondicionado y COVID-19: Cómo mitigar el proceso de propagación

 

La historia de la COVID-19 y el aire acondicionado

Una evaluación conjunta de investigación y experiencia ha demostrado que, cuando se mantienen y utilizan correctamente, los sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC) se puede reducir la propagación de los virus. Estos sistemas vitales en la Edificación, no solo proporcionan confort térmico, sino que, según la Sociedad Americana de Ingenieros de Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado (ASHRAE), también pueden potenciar la lucha contra la propagación de la infección.1

La Sociedad Americana de Microbiología (ASM) ha abordado recientemente el problema de la transmisión de la COVID-19 en el «entorno creado (BE, Built Environment)», definiendo como tal a los edificios, automóviles y otros entornos interiores en los que la mayoría de los seres humanos pasan más del 90 por ciento de sus vidas diarias2.

Según el informe ASM, existen varios vectores de transmisión importantes que promueven la infección en estos entornos BE, entre los que se encuentran la densidad de ocupación, la cantidad de actividad e interacción social y el contacto humano con superficies abióticas. Los escenarios de interacción de cruceros, residencias de ancianos y prisiones han puesto de manifiesto el riesgo de transmisión que existe en los entornos donde estos vectores se cruzan.

Sin embargo, también hemos aprendido que el correcto lavado de manos y el distanciamiento social funcionan a la hora de reducir la transmisión.

En paralelo a estos mitigantes primarios, los sistemas de HVAC trabajan en los entornos BE para suministrar aire climatizado, limpio y recirculado, mezclar niveles saludables de aire renovado y contener o expulsar contaminantes. Los sistemas de suministro de aire pueden reducir la transmisión de virus gracias a la filtración “inline”, algo que los profesionales de HVAC pueden evaluar.

Los sistemas de aire acondicionado también son fundamentales para mantener niveles de humedad saludables. «Mantener una HR (humedad relativa) de entre el 40 % y el 60 % en espacios interiores puede ayudar a limitar la propagación y la supervivencia del SARS-CoV-2 dentro del entorno BE», sugiere la ASM, «al tiempo que se minimiza el riesgo de crecimiento mohos y se mantienen hidratadas e intactas las barreras establecidas por las mucosas de los ocupantes humanos»3.

Los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) se hacen eco de estos hallazgos y afirman que los empleadores pueden disminuir la propagación de la COVID-19 manteniendo un entorno laboral saludable. «Considere mejorar y realizar controles técnicos utilizando el sistema de ventilación del edificio», sugiere el CDC, incluidas unas mayores tasas de ventilación y un mayor porcentaje del aire exterior que circula por el sistema4.

Mucho antes de la COVID-19, el “Health Building Movement (Movimiento por los Edificios Saludables) había comenzado a medir y mejorar la calidad del aire en el entorno BE para mejorar la productividad y la salud. De los nueve pilares de un edificio saludable, cinco corresponden a los HVAC, entre los que se encuentran la calidad del aire, la ventilación, la idoneidad térmica, la humedad, el polvo y las plagas. «Ya no hay razón para ahorrar en flujo de aire y filtración», dice John Macomber, de la Harvard Business School. «Es una manera barata de ayudar a las personas a estar más saludables»5.

 

Una historia sobre restaurantes

El aire acondicionado y la implantación de un mantenimiento profesional pueden desempeñar un papel positivo en el control de la COVID-19 al garantizar un entorno BE saludable durante y después de la pandemia. Esta afirmación contradice las conclusiones de varios reportajes sobre un incidente ocurrido en un restaurante en China que han atribuido la propagación del virus al sistema de aire acondicionado del restaurante. La realidad es que, técnicamente, ninguno de estos reportajes era incorrecto, pero un análisis minucioso de los detalles subyacentes pone de manifiesto una historia muy diferente.

El 10 de febrero de 2020, 10 personas de tres familias que habían comido en el mismo restaurante climatizado de Guangzhou se infectaron con COVID-19. Los investigadores del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Guangzhou creen que el virus se transmitió desde una mujer asintomática de 63 años de una de las familias a, al menos, un miembro de cada una de las dos familias cercanas que estaban sentadas en las mesas vecinas, a aproximadamente 1 metro de distancia.

Dado que los inmunólogos confían en que la COVID-19 puede transmitirse a través de grandes gotitas infectadas que se producen al hablar, estornudar o toser, los investigadores creen que las gotitas infectadas de esta comensal (normalmente lo suficientemente pesadas como para caer al suelo antes de llegar a una mesa a 1 metro de distancia) se vieron potenciadas por el flujo de aire del aire acondicionado del restaurante.

Se identificaron a otros setenta y tres clientes del restaurante por estar en contacto estrecho con los miembros de esas tres familias, pero ninguno desarrolló síntomas de COVID-19. Tampoco los ocho trabajadores del restaurante que atendieron a esos clientes.

Seis muestras de frotis de la salida y la entrada de aire del equipo de aire acondicionado también dieron negativo en el virus.

En otras palabras, el sistema de aire acondicionado del restaurante no tenía el virus y funcionaba según lo previsto. «El factor clave fue la dirección del flujo de aire», aseguraron los investigadores6.

Para poder seguir leyendo este White paper de carrier y conocer cuáles son las mejores prácticas HVAC para mitigar el proceso de propagación del SARS-CoV-2 debe iniciar sesión o suscribirse gratuitamente en el portal.

Comentarios

Subido por ARMANDO SALINAS el Mié, 21/10/2020 - 20:21

He leido diversos articulos sobre la utilizacion de lamparas ultravioletas instaladas en la ducteria de aire acondicionado para eliminar el virus que produce el COVID 19. en el articulo se nombra las lamparas ultravioletas pero no se hace una referencia certera sobre su eficacia contra este virus.

Para poder escribir un comentario debe iniciar sesión o darse de alta en el portal.

Proveedores Platino

Proveedores Plata