Cierran en Lugo y en Ourense dos de los últimos hospitales psiquiátricos

15/02/2012
Servicios Hospitalarios Noticias Cierran en Lugo y en Ourense dos de los últimos hospitales psiquiátricos

La psiquiatría gallega ha emprendido un proceso de reconversión. El cierre, en un caso hace unas semanas y, en otro, hoy mismo, de dos hospitales psiquiátricos (el de Conxo y el de Rebullón siguen funcionando) trata de poner fin a una época. Eran centros destinados, aislada y únicamente, a este tipo de pacientes. Las puertas del Cabaleiro Goás, de Toén, en Ourense, ya no se abrirán más -los internos han sido trasladados al hospital de Piñor-, mientras que los 80 pacientes que aún esperan en el San Rafael, de Castro, en Lugo, serán trasladados hoy al Hospital de Calde. Uno y otro eran resquicios de una modalidad de tratamiento que precisaba un cambio (y en la que aún queda mucho por hacer, apuntan algunos expertos). Centralizar todos los casos de este tipo en un edificio específico suponía, casi, crear un gueto.

«Do que se trata é de que os pacientes de saúde mental teñan un espazo sanitario acorde cos criterios actuais», admiten desde la Consellería de Sanidade. Estos criterios se refieren tanto a seguridad como a instalaciones -muy deterioradas en los casos de Lugo y de Ourense- o a la disponibilidad de una mejor asistencia sanitaria, entre otros aspectos. Esas mismas fuentes aluden a que este cambio de perspectiva psiquiátrica era una «demanda histórica», tanto por parte de los profesionales de esta rama, como de las propias asociaciones de pacientes y las familias de estos.

Actualmente, apuntan desde la Xunta, en Galicia se habla de «unidades de rehabilitación hospitalaria integradas no servizo de psiquiatría do hospital correspondente. Non son centros de psiquiatría independentes». De lo que se trata es de integrar esas unidades en centros hospitalarios donde hay otras especialidades médicas, multidisciplinares, intentando acabar con la estigmatización de personas con enfermedades mentales. Hoy, hay unidades de rehabilitación psiquiátrica en las cuatro provincias: en el hospital de Conxo, en Santiago (donde, a mayores del provincial, existe el psiquiátrico específico), que depende del CHUS; en Piñor (Ourense), que depende del CHUO; en Rebullón (Vigo), que depende del Chuvi; y también en Lugo, dependiente del HULA. Además de los pacientes de Ourense y Lugo, en Vigo hay unas 120 camas, ocupadas (52 para agudos, repartidas entre el Nicolás Peña y el Meixoeiro, y 68 para rehabilitación, en el Rebullón).
Con el traslado de sus pacientes se busca la dignificación de espacios.

Para poder escribir un comentario debe iniciar sesión o darse de alta en el portal.

Proveedores Platino

Proveedores Plata