El Hospital Jose María Cullen se convertirá en un “hospital donante” de órganos

03/11/2011
Servicios Hospitalarios Noticias El Hospital Jose María Cullen se convertirá en un “hospital donante” de órganos

El Hospital José María Cullen aspira a convertirse en un “hospital donante”, es decir, proveedor de órganos para ser transplantados. El proyecto apunta a que, en un futuro, no sólo se realicen las ablaciones, sino también los transplantes.

“Históricamente, ante la detección de un potencial donante de órganos, el hospital llamaba a la guardia del Cudaio. Éste asistía con todo su equipo para confirmar el diagnóstico de muerte y hacía todo el proceso, que culminaba con la ablación de los órganos y su traslado a un centro de transplante”, explicó Pablo Maidana, director provincial del Centro Único de Donación, Ablación e Implante de Órganos (Cudaio).

Con la estrategia de “hospital donante”, los nosocomios que cumplan determinados requisitos -categorizados como A1- asumirán este proceso, como una actividad más del servicio público de salud. “Los profesionales del hospital van a ser los encargados de confirmar el diagnóstico, hablar con la familia, mantener al posible donante y llevar adelante la ablación de los órganos, con sus equipos”, especificó Maidana. Para ello, el hospital deberá crear una unidad de procuración, como un área más dentro de la institución.

“Antes, cuando se diagnosticaba muerte cerebral, se llamaba al Cudaio. Hoy, la atención del paciente que es plausible de donaciones multiorgánicas queda en manos del hospital”, resumió el director del Cullen, Francisco Sánchez Guerra. Y agregó: “La meta de trabajo que nos propusimos fue manejarnos como hospital donante. Este proyecto no implica un cambio de estructura ni de trabajo, sino de mentalidad: es una optimización de lo que se hace habitualmente en el hospital”. En lo que va del año ya se efectuaron 29 donaciones.




La idea es aumentar la cantidad y calidad de las donaciones. Para ello se necesita tecnología y capacitación. El Cudaio acompañará el proceso hasta lograr que los transplantes se hagan en el mismo nosocomio.
El objetivo es aumentar la cantidad de donaciones, pero también la calidad. Para ello se mejoró la tecnología del Cullen. “En el servicio de guardia, se incorporó un ecógrafo para evaluar, de entrada, el estado de los órganos de un paciente politraumatizado. En terapia, incorporamos un equipo para medir en forma continua las ondas cerebrales”, detalló el director.

Además, se espera que en en un futuro no muy lejano también se pueda completar todo el proceso en el mismo hospital, es decir que se haga la ablación y también el transplante. “Es un desafío que va a llevar un tiempo plasmarlo porque hay que cambiar la lógica de trabajo de los profesionales. En todo ese proceso, el equipo del Cudaio va a prestar su apoyo”, aseguró Maidana.

Este proyecto también involucrará a los hospitales Iturraspe, Clemente Álvarez y Centenario (los dos últimos de Rosario).

Finalmente, Sánchez Guerra remarcó la necesidad de concientizar a la población sobre la importancia de la donación. “No es lo mismo escuchar hablar de donación por primera vez cuando uno tiene un conocido en un estado crítico, que conocer el tema con antelación”.

Para poder escribir un comentario debe iniciar sesión o darse de alta en el portal.

Proveedores Platino

Proveedores Plata